5 de Junio…

¿Debería de importarnos?… 
No puedo creer que todavía la gente se haga esa pregunta… es en días como este que se me viene esta imagen a la cabeza:

Earth and mankind

5 de Junio

Día internacional del medio ambiente
y aparentemente también el día de la estupidez de muchos
“Homo Sapiens”.

Remitámonos a esta infografía para mas.

Anuncios

¿Museos? sí, museos

No es por se ñoño ni nada, ya sé que pasó y que hoy era fue o es el día internacional de los museos…

¿Fueron a alguno? me pegaré una ida a uno este Sábado…

Así como cuando….

Uno trabaja y no hay mas para hacer… o no es que no haya nada que hacer sino que no hay nada que hacer para hacer lo que queremos hacer.

Es cuestión de tiempos… acá hay tiempo pero los fines de semana jaja

¡Hasta el sábado!

Un poco de indie pa’ esta noche relajadaaaa y fría…

 

 

Sin orgullo ni prejuicios

Estamos predispuestos a muchas cosas dese que nacemos. Nuestro ambiente nos moldea a medida que crecemos, y al final, somos hechos al molde de nuestro entorno. Que si aquí se come esto, que esto es mala educación, que así no se hacen las cosas, que hay que leer, que en esta casa no se insulta… todas esas frases nos quedan, y no me refiero a las frases de nuestras madres, sino, a las de quienes tienen el suficiente poder sobre nuestra infancia para cambiar nuestra percepción. A medida que nos empezamos a enfrascar en ese tipo de realidades puramente INVENTADAS por nuestro pensar amoldado, nacen los prejuicios.

Puede echarle la culpa a sus padres, a los vecinos, a sus tíos, tías, profesores de escuela, amigos, etc. Puede hacerlo porque en verdad es culpa de ellos. Nuestra mentecilla de bebé viene vacía, vacía de todo lo que tiene que ver con este mundo, y es a medida que crecemos que se va llenando. ¿Y quien la llena? pues sabrá usted.  Hay muchos, muchísimos prejuicios que son producto de nuestro propio entorno. Nos dejamos llevar por conceptos -en ocasiones- sin sentido y solo porque así se nos enseñaron las cosas.

En estos días me encontré con un programa de TV. El resumen del mismo era:

Vanidoso y ególatra, nuestro cerebro trata de convencerse siempre de la opción más cómoda, de la que concuerda mejor con su propia realidad. Por eso memoria e inconsciente se encargan de ajustar lo que no encaja, de cambiar lo que no gusta, de eliminar lo que duele y de ensalzar lo que agrada. De esos mismos mecanismos surge en los humanos la habilidad para caer fácilmente en estereotipos y prejuicios que, llevados al extremo, pueden conducir a tensiones y conflictos.

link del programa

Muchos de los mecanismos de los que hablan son básicamente -por decirlo así- afinados por lo que comentaba en un principio, el entorno. Como le enseñemos a nuestro cerebro a comportarse, así lo seguirá haciendo, es simple cuestión de practica. Hábitos, vicios, manías, fobias, etc. son producto de todo un proceso… simple y llanamente lo importante es saber que es lo que nos esta jodiendo la vida jaja

Esta bueno esto de la psicología y la neurociencia… muy buenos temas definitivamente. Gratuitamente recibo libros sobre dichos temas jaja

Tatá, dadá

La niña llama a su padre “Tatá, dadá”.
La niña llama a su madre “Tatá, dadá”.
Al ver las sopas
la niña dijo
“Tatá, dadá”.
Igual al ir en el tren,
cuando vio la verde montaña
y el fino mar.
“Todo lo confunde” dijo
su madre. Y era verdad.
Porque cuando yo la oía
decir: “Tatá, dadá”,
veía la bola del mundo
rodar, rodar,
el mundo todo una bola
y en ella papá, mamá,
el mar, las montañas, todo
hecho una bola confusa;
el mundo “Tatá, dadá”.

Pedro Salinas. Presagios.

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: